lunes, 17 de septiembre de 2012

San Felipe de Jesús fue un santo

Agosto fue el mes con más ejecuciones en el Edomex: 89 de La Familia michoacana y su desprendimiento, Los caballeros templarios, así como la cacería de servidores públicos a cargo de la seguridad. Los municipios de mayor incidencia: Ecatepec (18), Nezahualcóyotl (15), Toluca (14), Naucalpan (14) y Tlalnepantla (cinco).
En Nuevo León bajó el número de robos de automóviles, a casas particulares y negocios, pero los homicidios atribuibles al crimen organizado sumaron 33. Se logró la captura de 87 pandilleros de 11 bandas, mas lo resonante ha sido el asesinato, hace una semana, del ex diputado panista Hernán Belden Elizondo, sobre cuyo cadáver los golpistas del PAN volvieron a responsabilizar al gobernador priista Rodrigo Medina, y los priistas a culpar a Felipe Calderón.
Dato perturbador: también en Nuevo León, tres jóvenes fueron levantados: Sebastián Odriozola Canales, sobrino del ex gobernador panista Fernando Canales Clariond, y Bernardo Garza Fernández, sobrino a su vez del alcalde, también panista, de San Pedro Garza García, Mauricio Fernández Garza (el de sus polémicas, por videntes, “relaciones peligrosas”), y con ellos otro joven, David Villarreal Fernández, ex supervisor de Alcoholes de Monterrey. Los primeros fueron liberados por sus captores, pero el cadáver del tercero fue hallado en el río Santa Catarina con la cabeza cubierta de cinta y una bolsa plástica, las manos atadas y varios balazos.
Fernández Garza opinó que las muertes del ex diputado y Villarreal “son ejecuciones, no secuestros”, porque en ninguno de los casos se solicitó rescate.
Ayer, en Nezahualcóyotl, fue apuñalado un diputado del PRI (el viernes había sido asesinado uno más en Ciudad Obregón) y la semana pasada en Hermosillo, también Sonora, un niño de nueve años llevó a la escuela una pistola. En su casa, la policía aseguró una escuadra, y una partida militar descubrió un fusil AR-15 más todo esto: 13 mil cartuchos, 96 cargadores, 13 armas cortas, siete largas, 76 radios portátiles, tres bases de radio, 56 cargadores de radio, cuatro chalecos antibalas, seis placas para chalecos, 10 fornituras, siete cinturones, 18 portafusiles, tres porta cargadores, unos binoculares, una fuente de poder, un escáner de radiofrecuencias, dos máquinas contadoras de dinero, cinco casacas, 14 pantalones, cinco gorras, tres hombreras, cuatro playeras, 23 pares de botas militares, una pick up con placas de Arizona y otro AR-15, una Commander blindada con un tercer AR-15, más una Navigator sin placas, pero con otra pistola del mismo calibre (5.7x28) que la que portaba el chamaco.
El jueves, en Sinaloa fue capturado un adolescente (16 años) relacionado con al menos 50 ejecuciones.
Un día después, en un puente de Ciudad Victoria fueron encontrados nueve cuerpos y otros siete, también en Tamaulipas, en San Fernando.
El 15 aparecieron los cadáveres de dos hombres en Atotonilco, Jalisco, y ayer en Guadalajara, atados con sogas y cadenas, los cuerpos de 17 más.
Lo fácil, pero extremadamente idiota, es culpar de esta guerra a Felipe Calderón.


(Sólo a los imbéciles en el límite del delirio se les ocurre suponer a tontas y a locas que el llamado "Presidente del Empleo" iba a mantener seis años a la deriva a cerca de ocho millones de ninis (los que ni estudian ni trabajan) pero son editorialistas y columnistas de televisa y milenio diario. Nota pirateada y pirada del sitio Milenio.)

No hay comentarios: