domingo, 23 de septiembre de 2012

EL VINAGRE

El sarro del café
acumulado en la cafetera
se desprende con vinagre
blanco de caña o manzana.
No es necesario dejarlo
en reposo sino rasparlo
incluso con la uña
pues no basta la arena
de hormiguero el Ajax ni la ceniza.
Igual procedimiento
se sigue con lavabos,
bacinicas y demás muebles
de uso habitual.
No así con los dientes
y colmillos, molares
e incisivos desgastados
por la mentira, la intriga
y una que otra maldición.
Para un mejor aliento
basta con un buenos días
o según la hora en que se
desee un otro semblante,
distinto al tizón de ciertos lunes.

No hay comentarios: