domingo, 25 de diciembre de 2011

Jesús Marín (1973)

IV


Dicen que lo levantaron en plena misa de doce
cuando el sol está a punto de endiablarse
dicen que venían en varias camionetas Durango
de esas que ni el Cardenal con su soberbia, posee
y ninguna patrulla apareció por milagro

Eran menos de diez pero no más de doce
cargaditos de pulseras y metralla
todos enmascarados de un luto profundo
todos con alma negra de codicia

Lo bajaron a punta de balazos del altar
para cargarlo con sus sangrientas garras
ante el azoro de cristianos y de santos
ni una oración de despedida
ni una veladora en su favor

Ya por la tarde se supo del rescate:
pedían mil indulgencias
novecientos padres nuestros
como prueba de buena voluntad
mandaron el crucifijo vacío
pero del Cristo no se sabe nada.


(texto tomado de Welcome to Duranghetto, ediciones Duranghetto 2011, México, 2011.)

No hay comentarios: