sábado, 9 de julio de 2011

ADOLFO SÁNCHEZ VÁZQUEZ (1915- 2011)

Soneto

Oh, tronco adolescente, sin sabores,
navegante de nortes inflexibles,
prisionero de ramas impasibles,
mientras nada en alientos imposibles
tu lengua moribunda y sin olores.
Agua amarga desnuda tus dolores
hundidos entre escollos invisibles,
lamiendo sangre y gangrenando flores!
Oh, tronco, navegando sin ramales,
nacido del dolor -oscura suerte- y
empapado de enfermos ventanales!
Cómo olvidar tu pulso sin latido,
descendiendo del brazo de la muerte
cuando tengo yo el pulso bien mordido.

(texto tomado del diario La Jornada.)

No hay comentarios: