miércoles, 5 de enero de 2011

FIEBRE DE PRIMAVERA

Más de 1.200 personas, entre ellas dos de 81 y 90 años, se casaron con una pareja del mismo sexo en 2010 en Ciudad de México, después de que en marzo pasado entrara en vigor una reforma que permite este tipo de uniones, informó hoy el Gobierno del Distrito Federal (GDF).

La reforma al código civil que permitió este tipo de matrimonio fue aprobada por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal en diciembre de 2009, pero entró en vigor el pasado 4 de marzo.
La fuente explicó que de las 612 uniones civiles de este tipo, 318 se llevaron a cabo entre parejas de hombres y 294 entre parejas de mujeres.
El mes que más matrimonios registró fue marzo, con 94 matrimonios, dijo el GDF, que aseguró que esta reforma ha beneficiado a "consortes de nacionalidad extranjera" que han contraído matrimonio en la capital del país.
De los 60 extranjeros que se casaron en el DF "destacan los casos de personas que nacieron en Rumanía, España, Italia, Francia, Estados Unidos, Inglaterra, Canadá, Panamá, Venezuela, Filipinas, Argentina, Austria, Irlanda, Brasil, Cuba y Colombia", dijo la fuente. De estos consortes extranjeros, 44 fueron hombres y 16 mujeres.
Un mayor número de contrayentes tenían de 31 a 40 años, con un total de 405 registros; seguidos de personas con una edad entre los 21 y 30 años, con 376 casos; mientras que los individuos entre los 41 y 50 años registraron el tercer lugar en incidencias con 264 registros.
En estos 10 meses también contrajeron matrimonio personas con edades entre los 61 y 70 años, con 27 casos; otras cuatro personas acreditaron tener una edad entre los 71 y 80 años, e incluso dos consortes de 81 y 90 años.
De los 612 matrimonios formalizados durante 2010, más del 67 por ciento lo hicieron bajo el régimen de sociedad conyugal y el resto por separación de bienes.


( Es probable que al aprobarse la unión entre personas del mismo sexo en marzo del 2010, varios de ellos ya viviesen en unión libre, como se sabe del caso del dramaturgo Emilio Carballido, quien semanas antes de su fallecimiento acudió a contraer matrimonio con su pareja. Es interesante imaginar que dos personas, entre los 71 y 80 años, tuvieron que esperar la 'Ley Razú' para presentarse ante su familia, amigos y vecinos como formalmente casados. Además dicen las novelas rosas y los cursis que para el amor no hay edad, ni importa el sexo. ¿De entonces a la fecha, ya habrá divorciados/as?Nota reproducida del diario chileno La Tercera.)

No hay comentarios: