sábado, 8 de enero de 2011

ENRIQUETA OCHOA (1928- 2008)

Retorno de Electra

II
No podemos hacer nada con un muerto, padre.
Se suda sangre,
se retuerce el aullido tirado sobra las tumbas
en un charco de culpa.
Padre,
yo soy Pedro y Santiago,
el sable que doblado de sueño
castró su espíritu en tu oración del huerto.
Soy el martillo cayendo sobre tus clavos
y el aire que no asistió al pulmón en agonía.
Soy la que no compartió
el dolor anticipado que se encerró a devorarse,
la hendidura irresponsable,
la desbandada de apóstoles.
Soy este pozo de noche en que se hunde la conciencia.
Di, ¿qué se hace con un muerto, padre?
Di, ¿cómo lavo estas llagas
si todo queda inscrito en el tiempo
y todo tiempo es memoria?


(fragmento tomado de El oro pequeño de los trigos,
ed. Universidad Autónoma de Chapingo, Dir. Dif. Cultural,
México, 1984, col. Poesía reunida.)

No hay comentarios: