domingo, 9 de enero de 2011

EL ARMARIO DEL POETA

 
Me lo temía.
Cada vez que intento entrar en los detalles de la biografía de este poeta, me topo con nuevas sorpresas.
Y es que estoy convencido de muchos gays al morir han vuelto a ser encerrados en el armario que su familia ha conservado intacto para ellos.
Entre los datos inconexos que encuentro sobre Gil de Biedma es su parentesco como tío de Esperanza Aguirre y la fotógrafa de la movida madrileña Ouka Lele.
Que su pareja murió de sida unos años después.
Y que su legado privado de cartas y escritos se halla ahora en manos de la escritora Carme Riera.
Que sus restos están en el panteón familiar de la muy noble familia Gil de Biedma en el pueblo segoviano de Navas de la Asunción.
Y que todo parece otra vez cerrado a cal y canto después del escándalo que se produjo a su muerte entre la familia y su pareja, al que quisieron quitar todos los derechos.
La historia se repite.
Los armarios siguen abundando y cerrados bajo siete candados.
He de ir a Navas de la Asunción cuanto antes.
Tal vez sea cierto que los muertos hablen.
Si fuera así, dios bendito, menudo filón para los gays y los armarios¡¡¡
Si los muertos gays hablaran.....¡¡¡
Sobre todo todos aquellos que murieron sin salir nunca del armario¡¡¡


(Tuve un amigo escritor que, luego de su fallecimiento, su familia le retiró el saludo a un colega que se expresó de él, en un escrito de homenaje, como una loca desmecatada. Ignoro si la familia ha destruido cartas, dedicatorias, borrado e-mails y referencias en blogs a la conducta "anómala" del retoño muerto a los 57 años, quien dejó dos obras inéditas -novelas-, que quién sabe si un día vean la luz del día. Lo cierto es que los deudos están en su derecho de preservar aquella imagen que ellos tenían de una rama del árbol genealógico, en este caso la de un muchacho talentoso; así como sus amigos tenemos el nuestro de conservar el recuerdo del amigo alegre, vital, vivaz e ingenioso que un día se separó de nuestras vidas, sin estar preparados para el suceso y el luto.Nota tomada de El País.)

No hay comentarios: