miércoles, 10 de noviembre de 2010

MIGUEL TORGA (1907- 1996)

A un secreto lector

En el silencio de la noche yo te hablo
Como a través del vano
Del confesionario.
Auscultadores personales y atentos,
Tus oídos son
Páramos abiertos para mis tormentos.

Sin saber tu nombre y sin verte
-Juez que nadie puede corromper-,
Murmúrote mis versos, los pecados,
Penitente y seguro
De que serás mi amuleto en el futuro,
Si los poemas me fueran perdonados.


(texto reproducido de Cara lusitania,
poetas portugueses contemporáneos,
ed. Instituto Queretano de la Cultura y las Artes/Aldus,
México, 2010, trad. Francisco Cervantes)

No hay comentarios: