lunes, 4 de octubre de 2010

JOSÉ CARLOS BECERRA (1937- 1970)

Casablanca

Nos estaremos yendo misericordiosamente,
nos encontraremos en la esquina o cuando se
acerque alguien muy pálido que descienda de
un automóvil,
alguien con una vista panorámica de cada una
de nuestras sensaciones.

¿Qué se puede esperar si no veo un cambio
fundamental en tus ojos?
¿Qué se puede esperar si no encuentro la clase
de nuestro actual interés por el canto de la guerra
que canturreamos a solas?

Adornados con vistosa sinceridad, pensé
mientras me alejaba en el automóvil
nos estaremos yendo, no, estaremos
misericordiosamente apresurando para el
debate de los muertos,
estos atavíos no son auténticos pero así es como
nos visten,
nos estaremos yendo de esa manera, es
una vergüenza, lo sé.

(El guión de rodaje habla de
una mujer muy vieja que entonará la
canción más antigua con
que se recordará a esta tribu: nos
estaremos yendo, misericordiosamente,
nos encontraremos en la equina o cuando se
acerque alguien muy pálido que descienda de
un automóvil...)


(texto tomado de Los poetas van al cine,
ed. Juan Pablos/Ediciones sin Nombre,
México, 1997, selección Ángel Miquel)

No hay comentarios: