sábado, 30 de octubre de 2010

INSTRUCCIONES PARA MONDAR UN PEPINO

in memoriam severino salazar

Para escoger el adecuado es necesaria
la sobriedad y el tacto despierto,
así se encuentre en multitudes
a media tarde.
De preferencia procure el equinoccio
pues se requiere sangre fría
para pasar las yemas en esa
aparente tersura, suavidad y longitud.
No se deje engañar por el perfil
un tanto pando ni por el grosor
que al fin y al cabo cuenta
más el sabor al natural.
Ya el paladar tendrá la última
palabra pues al buen catador
no escapa el aroma, la textura
ni el masticar pausado, doliente.
Para un mejor sazón los conocedores
recomiendan los cítricos y una brizna
de cloruro de sodio. Pero aun
puede aplicarse como mascarilla.
Si éste es el caso se sugiere
un lento mondado, a mano firme,
así los jugos nobles se extraen
generosos antes de aprovecharse.
De preferencia, el zumo se aplica en áreas
exfoliadas por las inclemencias del tiempo,
el sol, la edad y las noches a solas,
húmedas hasta la demencia.

No hay comentarios: