lunes, 25 de octubre de 2010

FERNANDO PESSOA (1888-1935 )

Dos poemas de Alberto Caeiro

Una vez amé, pensé que me amarían,
Pero no fui amado,
No fui amado por una única gran razón:
Porque no podía ser.

Me consolé al volver al sol y a la lluvia,
Y sentarme otra vez a la puerta de casa.
Los campos, al final, no son tan verdes para los que son
    amados.
Como para los que no lo son.
Sentir es estar distraído.
7-xi-1915


Pueden rezar sobre mi féretro, si quieren.
Si quieren pueden bailar y cantar a su alrededor.
No tengo preferencias para cuando ya no pueda tener
    preferencias.
Lo que fuera, cuando fuera, es que será lo que es.
7-xi-1915


(textos tomados de Poesía completa de
Alberto Caeiro,ed. del Lirio/Verdehalago,
México, 2000, trad. MA Flores)

No hay comentarios: